mussolini

Escrito por Javier Giral Palasí para el libro “Contra la Manipulación de la Izquierda”

Lenin, el carismático líder comunista dijo de Mussolini a principio de los años veinte:

    “En Italia, compañeros, en Italia sólo hay un socialista capaz de guiar al pueblo hacia la revolución: Benito Mussolini”.

  A la pregunta de qué es el fascismo, basta referirse a la respuesta que Mussolini, su fundador, le dio en una entrevista a una periodista extranjera:

     “Durante toda mi vida yo fui socialista internacionalista. Cuando estalló la gran guerra vi que todos nuestros partidos que eran internacionalistas se convirtieron en socialistas nacionalistas. Eso me pasó a mí y eso es el fascismo”.

mussolini socialista

  Según el historiador César Vidal: “El fascismo es un socialismo nacional y se parece al socialismo, tanto en la visión económica intervencionista como en el miedo a la libertad y el intento de controlar a la sociedad. En el caso del fascismo está muy acentuado el elemento nacional, pero a lo que más se parece el fascismo es al socialismo. Aunque la historiografía marxista siempre ha insistido en que el fascismo es la agudización de la derecha en realidad el fascismo es un socialismo de carácter nacional. Y cuando empieza la II Guerra Mundial el estado más intervenido del mundo es la Unión Soviética, pero el segundo es la Italia de Mussolini…”

  Tanto   Lenin   como   Mussolini   representaban   los   dos nuevos  movimientos  socialistas  radicales  que  surgirán tras la I Guerra Mundial,  y que trataban de sobreponerse a  los  erosionados  partidos  socialistas  creados a fines del siglo XIX, como el PSOE.

  Mussolini, había sido hasta 1915 el nº3 del Partido Socialista  Italiano  y el director  de su periódico propagandístico Avanti,  además pasó por la cárcel por agitador socialista, había escrito libros como El Trentino visto por un socialista, había defendido públicamente su ateísmo y había publicado novelas anticlericales como Claudia Particella, l’amante del cardinale Madruzzo.

  Pero algo cambiará en la filosofía de Mussolini a partir de 1915, en el que abandona Avanti y funda Il Popolo d’Italia, de tendencia ultra-nacionalista, lo que le valió la expulsión del Partido Socialista Italiano.

mussolini-socialista

  Mussolini llegó a la conclusión durante la I Guerra Mundial que en vez de refundar el socialismo para acentuar el carácter revolucionario-internacionalista del marxismo, como propugnaba Lenin, había que crear un partido socialista que también fuera nacionalista, además de revolucionario.

   Tras la I Guerra Mundial surgirán estos dos nuevos movimientos socialistas extremos salidos de la hidra marxista, el socialista radical internacionalista, por la vía del marxista Lenin, y el socialista radical nacionalista, por la vía del marxista Mussolini. Ambos   radicalismos   son   consecuencia    del incumplimiento    de    los    tradicionales    partidos socialistas europeos agrupados en la II Internacional Socialista, al no seguir la consigna del “internacionalismo proletario” que exigía la oposición militante de los partidos socialistas contra “la guerra imperialista” y la oposición a que los obreros se mataran entre sí fuera cual fuera su nación.

contra bien

  Llegado el momento, los partidos socialistas cayeron en el fervor nacionalista de la guerra, lo que hizo a los socialistas Lenin y Mussolini sacar conclusiones diferentes, para Lenin que militaba en el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, era necesaria la refundación de los partidos socialistas para recuperar su espíritu marxista, revolucionario e internacionalista. Y de este modo, tras el triunfo de su Revolución Rusa de 1917, se irán creando los nuevos partidos socialistas que adoptarán el nombre de comunistas, a menudo como simples escisiones de los partidos socialistas (es el caso del PCE en España) y que se agruparán  en torno a la III Internacional o Internacional Comunista (Cominter) creada por Lenin.

  Y la segunda consecuencia es la del líder socialista Mussolini que crea un nuevo partido socialista que recoja también el sentimiento nacionalista y patriótico, que Mussolini adoptó durante la guerra y que observó también en las bases de los diferentes partidos socialistas europeos tras la traición a la consigna de la Internacional Socialista. Posteriormente el partido fascista italiano servirá de inspiración a Hitler, y al resto de partidos nacional-socialistas que se irán creando y que se conocen más por partidos fascistas, a menudo creados con cuadros que provienen de los partidos socialistas al igual que los comunistas. Como detalle observe que si  escuchamos  cualquier  discurso  de   Hitler   apreciaremos   que él jamás  utiliza  el acrónimo despectivo de  “nazi”, creado por la izquierda, sino siempre el de partido o movimiento nacional-socialista, palabras que se entienden perfectamente del alemán.

  Ambos movimientos políticos son casi paralelos en el tiempo, pero la ventaja la llevará Lenin con su triunfo en la revolución rusa de 1917 y el impacto mundial que supuso el primer estado socialista del mundo. Y serán los métodos revolucionarios y el ejemplo de Lenin los que darán un fuerte empuje al socialismo revolucionario totalitario en todas partes, lo que servirá también de acicate y de inspiración a los nacional-socialistas, que por otro lado también venían del marxismo.

  El socialismo extremo lo podemos agrupar en internacionalista y nacionalista (comunista y fascista), sin embargo durante el período de Stalin y su política de “construir el socialismo en un solo país”, ya que había fracasado la revolución comunista en otros países de Europa, hará al comunismo alejarse del internacionalismo activo y la revolución permanente de Trotsky, para después caer en cierto socialismo nacionalista ruso que lo hará más cercano al nacional-socialista alemán e italiano, y a pesar que el movimiento comunista seguirá conservando la retórica internacionalista, la Cominter se quedará como un órgano al servicio fundamentalmente de la Unión Soviética y sus intereses nacionales.

  Pero como antes decíamos, Mussolini va a utilizar los métodos marxistas inspirados en el ejemplo de los bolcheviques rusos para organizar su Partido Nacional Fascista; y a semejanza de estos tendrá cuadros políticos entrenados y adoctrinados, una organización de milicias,  la toma del poder a través de las elecciones y/o de la revolución (nacional, en este caso), la creación de un estado totalitario, la prohibición de los demás partidos políticos, la creación de un sindicato paralelo, o la implementación de toda una serie de derechos laborales para los trabajadores (La carta del lavoro), etc.  Y hasta el final de sus días Mussolini no tendrá ningún reparo en seguir denominándose como un socialista, al igual que Hitler.

  Como curiosidades podemos comentar también que el nombre que le pusieron en 1943, entre Mussolini y Hitler, a la media Italia aún no invadida por los aliados fue el de “República Social Italiana”, en un período en que Lenin le había puesto al imperio ruso el nombre de “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas”. Siempre en el sentido de usar una terminología igual o similar a la socialista, como la costumbre que tienen los nacional-socialistas de llamarse como “camaradas” al igual que los comunistas; o que la marca de automóviles creada  por Hitler con el fin de fabricar un coche económico por el estado social alemán y así motorizar a su pueblo, es decir, Volkswagen, signifique “coche del pueblo” en alemán.

5 Comments on “MUSSOLINI, EL IZQUIERDISTA QUE CREÓ EL FASCISMO

  1. El fascismo es socialismo nacionalista, por definición. En realidad lo creó George Sorel, a quien Mussolini leía y citaba; la tesis de Sorel es que el socialismo había de dejar de pretender ser coherente, y que debía usar la demagogia; y señala no hay mejor demagogia que el nacionalismo. Hasta ese momento, los filósofos socialistas defendían la eliminación de las naciones, para ser coherentes con los discursos de igualad; pero ese ideal de abolición de las naciones se vino rápidamente abajo, en especial con la realidad de la Primera Guerra Mundial. Eso lo señala Sorel, y luego también Mussolini: nace el socialismo nacionalista.
    Así lo deja claro Mussolini, en 1945, sobre la declaración fascista de Venona:
    «Nuestros programas son definitivamente iguales a nuestras ideas revolucionarias y ellas pertenecen a lo que en régimen democrático se llama “izquierda”; nuestras instituciones son un resultado directo de nuestros programas y nuestro ideal es el Estado de Trabajo. En este caso no puede haber duda: nosotros somos la clase trabajadora en lucha por la vida y la muerte, contra el capitalismo. Somos los revolucionarios en busca de un nuevo orden. Si esto es así, invocar ayuda de la burguesía agitando el peligro rojo es un absurdo. El espantapájaros auténtico, el verdadero peligro, la amenaza contra la que se lucha sin parar, viene de la derecha. No nos interesa en nada tener a la burguesía capitalista como aliada contra la amenaza del peligro rojo, incluso en el mejor de los casos ésta sería una aliada infiel, que está tratando de hacer que nosotros sirvamos a sus fines, como lo ha hecho más de una vez con cierto éxito. Ahorraré palabras ya que es totalmente superfluo. De hecho, es perjudicial, porque nos hace confundir los tipos de auténticos revolucionarios de cualquier tonalidad, con el hombre de reacción que a veces utiliza nuestro mismo idioma.»

    Le gusta a 1 persona

  2. Y por qué el caracter anti marxista tanto de hitler como mussolini? Tenia entendido que Mussolini habia pertenecido anteriormente al partido socialista italiano, pero nunca vi sinceramente al fascismo como una forma de socialismo, pues bien comparar con la URSS (que siempre impuso totalitariamente, excepto por el intento de Jruschov), realmente Marx no deja nunca claro como debe organizarse políticamente el estado marxista, el unipartidismo y el control total del estado sobre el individuo viene más bien de Lenin, o Stalin la verdad. El punto es que no veo al fascismo como un tipo de socialismo, puesto que es extremadamente conservador y totalitario, lo único común es el modelo económico hacia adentro y la búsqueda de igualdad en la nación, si bien el fascismo (tengo entendido) no adopta el termino de lucha de clases ni el marxismo como parte de su ideología, es más, Hitler habla de eliminar el marxismo. Siempre vi el totalitarismo fascista como una simple forma de mover a las masas a través del nacionalismo, pero que no busca implementar ningún tipo de estado concreto ideológicamente más alla del racismo y la falta de libertades. Este puede ser de izquierda (Stalin) o de derechas (Franco, Hitler), etc.

    Me gusta

    • Es incorrecto catalogar al nacional socialismo alemán, al fascismo italiano y al nacional sindicalismo de España (franquismo) como movimientos de derecha. La derecha representa a la libertad política y a la libertad económica. Nada de ello está relacionado con los socialismos nacionales. La masa desinformada y la prensa desinformadora casi siempre deforman los conceptos de manera deliberada y esto lo repiten 1000 veces hasta instalarlo como si se tratara de una verdad. Como diría Chesterton: ”las falacias no dejan de ser falacias por mas que estén de moda”.

      Me gusta

  3. En estos dias se publicara en Nueva Revolucion un escrito donde se vincula al fascismo con el escrito. Sobre todo se hace vinculando cosas historicas y fuera de opiniones personales

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: