franco aclamado

 Escrito por Javier Giral Palasí.

  Como dice el bolero “pasarán más de 1000 años, muchos más….” y el rojerío seguirá a vueltas con la guerra civil que perdieron, y que ahora tratan de ganar a través de lo único que domina: la agitación, la mentira histórica y la propaganda. Sólo esta capacidad explica el por qué no ha desaparecido una ideología que tiene por raíz filosófica al marxismo genocida y fracasado que por dónde pasa ha dejado su huella de muerte y de miseria, ya que cuánto mayor sea la aplicación izquierdista mayor es el grado de pobreza que deja tras de sí, algo que por desgracia hoy le toca averiguarlo a una Venezuela llevada al hambre. Esta constante utilización de la mentira histórica para conseguir réditos políticos en la actualidad nos obliga a los demás a tratar diferentes acontecimientos históricos de nuestro  pasado reciente. Y la sorpresa puede venir súbitamente para el adoctrinado al comprobar cómo los “demócratas” socialistas, o cualquier otro líder comunista o de la CNT de tiempos de la II República, hacían llamamientos constantes a la revolución, al derrocamiento de la “democracia burguesa” de la II República y a la guerra civil, y lo hacían mucho antes del levantamiento militar de julio de 1936. De este modo Largo Caballero decía así:

“El jefe de Acción Popular decía en un discurso a los católicos que los socialistas admitimos la democracia cuando nos conviene, pero cuando no nos conviene tomamos por el camino más corto. Pues bien; yo tengo que decir con franqueza que es verdad. Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, daremos de lado a la democracia burguesa e iremos a la conquista revolucionaria del Poder”.  (Madrid, febrero 1936)

“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”. (enero 1936)

patrioticamente promoción

“Cuando el gobierno se derrumbe, como se derrumbará sin duda, el triunfo del proletariado será indiscutible. Entonces estableceremos la dictadura del proletariado, lo que […] quiere decir la represión […] de las clases capitalistas y burguesas”. (mayo de 1936, El Socialista)

  Por su parte el Mundo Obrero, órgano del Partido Comunista de España seguía sus consignas marxistas y escribía el 23 de enero de 1936:

“Siempre hemos intentado formar un partido unido que no tuviera nada que ver, directa o indirectamente con la burguesía: un partido que adoptara como norma la insurrección armada para la conquista del poder y el establecimiento de la dictadura del proletario…”.

  O el 5 de marzo de 1936, en el que el Mundo Obrero abogaba por el “reconocimiento de la necesidad del derrocamiento revolucionario de la dominación de la burguesía y la instauración de la dictadura del proletariado en la forma de soviets”.

  La primera mentira sobre por qué los nacionales ganaron la guerra consiste en afirmar que “se levantó el ejército contra el indefenso pueblo”, pero en realidad la sublevación la llevó a cabo una pequeña parte del ejército, ya que la mayoría permaneció fiel al gobierno del Frente Popular, y que sólo aquel pequeño levantamiento inicial pudo sobrevivir y expandirse en las primeras y críticas semanas gracias a la oleada de voluntarios que se sumaron debido a su carácter popular entre un pueblo amenazado por la revolución marxista que ya había provocado centenares de muertos entre febrero y julio de 1936. De este modo, a los pocos días de producirse la sublevación militar, el 8 de agosto de 1936, el líder socialista Indalecio Prieto decía por radio:

  “¿A dónde van esos locos? Nosotros tenemos las principales ciudades, los núcleos industriales, todo el oro del Banco de España, inagotables reservas de hombres, y tenemos la Escuadra”

  A lo que Franco respondió: “Es verdad, ellos lo tienen todo, todo, menos la razón”.

  El socialista Indalecio Prieto no iba errado, el bando del Frente Popular contaba con la mayor parte del ejército, la marina, la aviación, el generalato, la industria, la agricultura más rica,  la mayor extensión de costa, los principales depósitos de armas, la frontera con Europa, las ciudades más pobladas, etc. Con esta desventaja tan llamativa, a la vez que silenciada, resulta todo un problema para la manipulación histórica explicar cómo pudo ganar una guerra un ejército al mando de un general al que no le conceden ningún mérito militar.

  Pues según la historiografía del club de la comedia, Franco uno de los generales más jóvenes de Europa por honores de guerra era un auténtico inútil sin capacidad ni ingenio militar. Pero rápidamente encontraron una consigna para su distribución: “Franco ganó la guerra gracias a la ayuda militar alemana e italiana, ya que las democracias inglesa, francesa y norteamericana se negaron miserable y traidoramente a ayudar a la democrática II República…” y lo dicen a la vez que en sus artículos no mencionan la ingente cantidad de armamento militar que recibió el Frente Popular de su aliado comunista, la URSS, y que fue pagado a precio de oro con las reservas del Banco de España. Un material soviético que llegó a España en cifras equitativamente similares al suministrado y vendido por Italia y Alemania al ejército nacional, con la salvedad de que en 1936 los tanques y aviones soviéticos eran de una calidad superior a los italianos y alemanes.  Pero cuanto más sencilla sea la consigna de la mentira histórica mejor para su distribución en el abrevadero.

  Pero, ¿por qué Gran Bretaña se negó a suministrar armamento al gobierno del Frente Popular, llamado republicano cuando en realidad acabó con la legalidad republicana, y además Gran Bretaña promovió que los demás países de Europa firmasen el pacto de “no intervención”? Muy sencillo, porque tanto Gran Bretaña como EE.UU estaban perfectamente informados gracias a sus delegaciones diplomáticas en Madrid de que en España no se estaba defendiendo la democracia sino que se estaba viviendo una revolución marxista y anarquista, y lo que se había sublevado era la España de la contrarrevolución, iniciada por una pequeña parte del ejército a la que rápidamente se sumó la oleada de voluntarios de las derechas, católicos, monárquicos, carlistas y falangistas.  De este modo, el embajador británico en Madrid, sir Henry Chilton enviaba un despacho el 24 de marzo de 1936, 4 meses antes del inicio de la guerra civil, en el que indicaba que sólo la proclamación de un gobierno militar podría evitar que el PSOE desencadenase la revolución ya que según las palabras del embajador inglés, Largo Caballero tenía la intención de “derribar al presidente y al gobierno de la República e instaurar un régimen soviético y comunista en España”.

  Si las democracias no se creyeron que el Frente Popular fuera un gobierno demócrata, tampoco los emisarios alemanes se confundieron, y en los informes que mandaban a Berlín le daban buena cuenta a Hitler del carácter de “ejército blanco” y contrarrevolucionario, como el que hizo la guerra civil a Lenin en Rusia, de las tropas de Franco, y de su distanciamiento con la ideología fascista. Esto explica porque Hitler renegaba del “gobierno de generales y obispos de España”, tan católico y conservador como para difícilmente homologarse al revolucionario movimiento nacional-socialista de Hitler.

  Pero si alguien tiene duda de que el gobierno del Frente Popular no luchaba por la democracia basta rescatar tan sólo la respuesta a la carta que en diciembre   de  1936,    Stalin  envió   a  Largo   Caballero, entonces  presidente del gobierno, aconsejándole que abriera un Parlamento aparentemente democrático como estratagema para así ganarse la ayuda  de las  democracias liberales, y  no sus justificadas sospechas. Largo Caballero le contestó que en la zona frentepopulista, en la que él presidía el Gobierno, nadie sentía la menor inclinación hacia las formas democráticas y en su carta del 6 de enero de 1937, le contestaba a Stalin: “Cualquiera que sea la suerte que el porvenir preserva a la institución parlamentaria, ésta no goza entre nosotros, ni aun entre los republicanos, de defensores entusiastas.”

  Naturalmente, el derecho a levantarse contra un movimiento revolucionario que, tras llevar un fraude electoral, amenaza la vida, religión, familia y propiedad, es un derecho fundamental en legítima defensa de cualquier pueblo. Ingenuamente entonces pensaban los frentepopulistas que la España nacional se iba a dejar asesinar y robar como corderos sin rebelarse antes contra la basura totalitaria estalinista que traía la coalición del Frente Popular con el PSOE a la cabeza, no con el PCE que hasta el trascurso de la guerra no se hará hegemónico gracias al suministro del armamento comunista de la URSS y a sus numerosos técnicos soviéticos instalados en España, entre los que se hallaron aquellos que asesinaron, torturándolo al estilo medieval, al camarada del POUM e izquierdista Andreu Nin.

  Está pendiente de hacer el estudio de la notable persecución de la izquierda contra la propia izquierda durante la guerra civil, pues su desorganización y su carácter siniestro fue otro motivo que les hizo perder aunque no el único, imagínese el rastro de asesinados que el Frente Popular hubiese dejado tras de sí, contra propios y extraños, si hubiese ganado aquella guerra de 1936, pues basta pensar que sólo en Madrid asesinaron a 17.000 personas con sumo sadismo y crueldad, y sospechamos que la represión frentepopulista hubiera superado ampliamente los 23.000 fusilados en toda España en manos de los tribunales militares franquistas al acabar la contienda, que eran mayoritariamente sanguinarios chekistas y cuyas sentencias judiciales se conservan, aunque los de la propaganda no se quieran dar por enterados y se saquen otras cifras de historia-ficción de la manga, y declaren por ley a víctimas del franquismo además de a los propios chekistas a los izquierdistas asesinados por la propia izquierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: