fascismo revolucionario

Escrito por Javier Giral Palasí, autor de Contra la Manipulación de la Izquierda y Patrióticamente Correcto.

Precisamente nos encontramos ante el mayor éxito propagandístico de la izquierda en toda su historia, el haber hecho creer que el fascismo es una ideología de extrema derecha cuando en realidad es una ideología socialista unida al sentimiento nacionalista, y que no surgió en la derecha sino dentro del movimiento socialista de la izquierda tras el acontecimiento que supuso la Revolución rusa de 1917 y que sirvió para propagar todo tipo de socialismos revolucionarios y antisistema, entre los que incluimos a lo que conocemos por fascismo. El nombre correcto para el fascismo y el que mejor le define es el de nacional-socialismo, un movimiento que nunca dejó de ser socialista, ni dejó de parecerse a la izquierda de su tiempo de la que provenía aunque la izquierda lo condenase por herejía y como competidor. Por tanto sus crímenes no son imputables a la derecha.

  El fascismo fue creado por un socialista izquierdista como Mussolini, pues había sido hasta inmediatamente antes el nº3 del Partido Socialista  Italiano  y el director  de su periódico propagandístico Avanti,  además pasó por la cárcel por agitador socialista, había escrito libros como El Trentino visto por un socialista, había defendido públicamente su ateísmo y había publicado novelas anticlericales como Claudia Particella, l’amante del cardinale Madruzzo.

  Así que no nos debe sorprender que Mussolini incluso hasta el último momento de su vida afirmase, que no sólo su movimiento era socialista y anticapitalista, sino que además pertenecía a la izquierda y que veía a la derecha como su mayor enemigo por delante del “peligro rojo”, y lo escribía así:

 “Nuestros programas son definitivamente iguales a nuestras ideas revolucionarias y ellas pertenecen a lo que en régimen democrático se llama “izquierda”; nuestras instituciones son un resultado directo de nuestros programas y nuestro ideal es el Estado de Trabajo. En este caso no puede haber duda: nosotros somos la clase trabajadora en lucha por la vida y la muerte, contra el capitalismo. Somos los revolucionarios en busca de un nuevo orden. Si esto es así, invocar ayuda de la burguesía agitando el peligro rojo es un absurdo. El espantapájaros auténtico, el verdadero peligro, la amenaza contra la que se lucha sin parar, viene de la derecha. No nos interesa en nada tener a la burguesía capitalista como aliada contra la amenaza del peligro rojo, incluso en el mejor de los casos ésta sería una aliada infiel, que está tratando de hacer que nosotros sirvamos a sus fines, como lo ha hecho más de una vez con cierto éxito. Ahorraré palabras ya que es totalmente superfluo. De hecho, es perjudicial, porque nos hace confundir los tipos de auténticos revolucionarios de cualquier tonalidad, con el hombre de reacción que a veces utiliza nuestro mismo idioma”.

Benito Mussolini (22 de Abril de 1945)

patrioticamente promoción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: